Saltar al contenido

Sexto Mandamiento ▷ No cometerás actos impuros

no cometeras actos impuros mandamiento

Nosotros te contamos todo lo que tienes que saber sobre el sexto mandamiento de la biblia.

¿Cuál es el Sexto Mandamiento de la Ley de Dios?

“No cometerás actos impuros” es el sexto mandamiento de la iglesia y nos dice que nuestro cuerpo es templo de Dios.

No Cometerás Actos Impuros Significado

Este mandamiento nos manda a no cometer ningún acto impuro y Dios nos dice “no cometerás adulterio” y es que todo aquel que mire a una mujer con deseo, ya cometió en su corazón adulterio con ella.

Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza y les dio la capacidad y la responsabilidad de la comunión fraternal y el amor mutuo.

La sexualidad abarca los aspectos de los humanos, uniendo su cuerpo y su alma, principalmente a la efectividad y a la capacidad de amar y procrear y en general la aptitud de entablar vínculos de comunión con otra persona.

Al hombre y a la mujer le corresponde conocer y aceptar su identidad sexual que están orientados al bienestar del matrimonio y a desarrollar la familia. Para que una pareja viva en armonía deben complementarse mutuamente y apoyarse.

El respeto entre hombre y mujer es fundamental para que puedan vivir tranquilamente y puedan superar los problemas que la vida trae y hace que el matrimonio se vuelva más fuerte.

Ya que la sexualidad de la mujer y el hombre es para formar una familia y procrear hijos por obra y gracia de Dios y no para satisfacer meramente los deseos carnales.

El tener una relación solo para satisfacer las necesidades sexuales falta al sexto mandamiento, ya que el hombre y la mujer debe tomar su sexualidad como un don para formar una familia y para que sea el centro de su vida.

La fornicación constituye una falta grave contra Dios, ya que cuando el hombre y la mujer buscan satisfacer su deseo sexual fuera del matrimonio, dejando a un lado la importancia del matrimonio y la procreación.

La prostitución falta gravemente a la moralidad y dignidad de la persona que por satisfacer sus deseos y recibir dinero se presta para depravar la sexualidad del ser humano.

Quien visita estos lugares también comete un grave pecado al dejar de lado su castidad con el único propósito de llevar a cabo un acto sexual para satisfacer su necesidad sexual.

La masturbación es un desorden sexual donde se busca de manera deliberada satisfacerse a uno mismo y es que el uso deliberado de la facultad sexual fuera de la relación conyugal contradice la finalidad de la sexualidad.

La violación es agredir o forzar a una persona con violencia en la intimidad sexual y es que esto atenta gravemente contra la dignidad de la persona. La violación destruye el derecho de cada ser humano al respeto mutuo, a la integridad mutua y a la libertad. Esto es algo que puede marca la vida de la persona para siempre y es aún más grave cuando es cometido por padres o por tutores que abusan de la confianza de los niños.

La homosexualidad es un trastorno de la sexualidad, donde se busca satisfacer la necesidad sexual y se experimenta una atracción sexual que es predominante sin pensar en la dignidad de las personas y destruye el verdadero significado de la sexualidad que Dios creo.

También debemos pensar en la depravación de la sexualidad donde las personas buscan nada más el placer y es que muchas personas que miran con buenos ojos las desviaciones sexuales como el sexo oral o el anal, esto no apunta al objetivo principal de la sexualidad ya que deforma el don de Dios.

Este mandamiento también nos enseña que no debemos actuar ni pensar en forma impura, porque nuestra alma se corrompe y se ensucia de la maldad que hay en el mundo, no permitas que la tentación controle tu vida y que te conduzca a hacer algo malo, porque Dios está para tí y está esperando que lo acompañes y te ganes el reino de los cielos.

No dejes que lo mundano ensucie tu alma, recuerda que podemos encontrar a Dios en muchos lugares solo debemos salir a buscarlos, no dejes de orar, mantén una oración constante con Dios y se formara una comunión que nada ni nadie podrá separar.

No desperdicies tu tiempo con lo que el mundo te presenta, mejor invierte tu vida al servicio de Dios anunciando su palabra a aquellas personas que no lo conocen y lo necesitan.

Así que te invitamos a que ores constantemente para que Dios te ayude a mantenerte casto fuera y dentro del matrimonio.

Sí quieres saber más sobre los mandamientos de la ley de Dios, visita nuestra página principal.

No te pierdas toda la información que tenemos de los mandamientos y las explicaciones de los mismo para que aprendas más sobre ellos.