Saltar al contenido

Noveno Mandamiento ▷ No consentirás pensamientos ni deseos impuros

no tendras pensamientos ni deseos impuros mandamiento

Acá te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el noveno mandamiento de la iglesia.

¿Cuál es el Noveno Mandamiento de la Ley de Dios?

“No consentirás pensamientos ni deseos impuros” es el noveno mandamiento de la biblia y nos dice que no debemos dejar que nuestros pensamientos y deseos nos gobiernen.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros Significado

El que mira a una mujer con deseo, este ya está cometiendo adulterio en su mente, y es que la concupiscencia de la carne nos lleva a cometer graves pecados en contra de Dios ya que vemos al ser humano como un objeto con el único objetivo de complacernos y satisfacer nuestros deseos desordenados de la carne.

Debes ser nuestra meta mantener nuestra mente en alabanza a Dios y no en satisfacer nuestros deseos desordenados, y es que este mandamiento condena el comportamiento lascivo y los pensamientos desagradables referentes al sexo.

Como seres humanos hemos sido creados para compartir nuestra vida con una personas y ser fiel no solo en cuerpo sino también en espíritu y alma, cuando pensamos cosas desagradables con otra persona, también estamos siendo infieles a nuestra pareja y es que el amor verdadero no da lugar a este tipo de situaciones, en especial el amor a Dios.

En el corazón del hombre nace todo maldad, ya sea el odio, la venganza, el asesinato, la concupiscencia, por eso debemos purificar nuestro corazón y pedir a Dios que guíe nuestros pasos por el camino correcto para que en nuestro corazón solo esté él y no haya espacio para los deseos o pensamientos impuros.

Mantener nuestro cuerpo casto no se refiere únicamente al cuerpo exterior sino también a la mente y al corazón, porque el entregar nuestra sexualidad a Dios para que él ordene y guíe nuestros deseos para su gloria es la única salida de este pecado.

Cada vez que pensamos en cosas sexuales y nos dejamos guiar por esos deseos o impulsos, estamos faltando al noveno mandamiento, y es que Dios nos dejó este mandamiento para el control sexual y que no nos dejemos guiar por la pasión carnal.

Nuestro cuerpo es templo del espíritu santo, así que no podemos dar libertad a nuestro cuerpo y dejar el deseo carnal nos controle.

Pidamos a Dios que nos ayude a ser fuertes y firmes, para que no caigamos en la tentación y nuestro pensamientos siempre sean dirigidos a Dios.

Mantengamos firme nuestro amor a Dios y no fallaremos ni en este ni en ningún otro mandamiento, porque si servimos y caminamos hacia Dios nos toparemos con dificultades y adversidades que con su ayuda podremos superar, ya que él es nuestra fuerza y nuestro animo en los momentos de mayor dificultad en nuestra vida.

Claro esta que este mandamiento está dirigido a todos, ya que comúnmente se piensa que solo los hombre pueden llegar a tener pensamientos o deseos impuros y es que la mujer también se ve incluida en esta situación, y es que la mujer tiene el deber como hija de Dios de verse siempre para la honra y gloria de Dios, no buscado el placer de la carne ni llamar la atención morbosa de un hombre, recordemos que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y que debemos respetar nuestro cuerpo ya que no nos pertenece porque somos de Dios.

La vestimenta provocativa no solo mancha nuestro cuerpo y nuestra integridad sino también, provoca el pecado en otras personas, eso hace aún más grande el pecado ya que inducimos a otra persona a pecar por nuestra culpa, por esa razón debemos ser testigos de Dios en todas partes y saber que Dios nos dejó la sexualidad solo para compartirla con nuestra esposa o esposo y que no debemos fallar a la castidad que hemos entregado a Dios desde nuestro bautismo.

Tanto los hombres como las mujeres debes respetarse mutuamente y no dejar que los placeres carnales se apoderen de nuestra vida, ya que solo a Dios le pertenece, en este mandamiento estamos faltando el respeto al prójimo, a quien utilizamos para beneficio propio y no para ayudarlo a encontrar el camino correcto al reino de los cielos.

A Dios debemos darle nuestros pensamientos y nuestra mente solo debe pensar en la forma de honrar a Dios y de hacer lo correcto no solo por nosotros sino por el amor que tenemos a Dios y el amor que él nos tiene a cada uno de nosotros, nuestras acciones tienen que mostrar que amamos a Dios y al prójimo, dejando de lado el pecado y centrando nuestra vida en encontrar el propósito de nuestra vida. 

Sí quieres saber más sobre los mandamientos de la iglesia, visita nuestra página principal.

Te invitamos a que te des una vuelta por nuestra web para que mires la mejor información de los mandamientos de la ley de Dios para que con su ayuda podamos llevar una vida llena de amor y servicio a él.