Saltar al contenido

Décimo Mandamiento ▷ No codiciarás los bienes ajenos

no codiciar los bienes ajenos mandamiento

Nosotros te contamos todo lo que necesitas saber sobre el décimo mandamiento de la iglesia.

¿Cuál es el Décimo Mandamiento de la Ley de Dios?

“No codiciarás los bienes ajenos” este el décimo mandamiento de la biblia y nos dice que debemos respetar la propiedad ajena.

No codiciarás los bienes ajenos Significado

Dios nos manda a no desear nada del prójimo, ni sus siervos, ni sus animales y nada que no nos pertenezca, porque esto demuestra la pobreza que hay en nuestro corazón, ya que si tuviéramos a Dios con nosotros no dependeríamos de cosas que no tenemos ni necesitamos.

Este mandamiento complementa al noveno, ya que en el noveno vemos el desorden sexual, acá vemos el desorden por las cosas materiales, donde nos prohíbe codiciar el bien ajeno, esto lleva a cometer delitos e infringir en otros mandamientos, como acabar con la vida de otra persona por tener lo suyo y robar lo que no nos pertenece solo por el hecho de querer tomar lo no nos corresponde. 

Dios nos dice que no codiciemos lo que no es nuestro, para que apartemos los ojos de los bienes que no nos pertenecen.

Este mandamiento también prohíbe la envidia, ya que esta nos lleva a querer tener lo que no es nuestro y en casos atentar contra nuestro prójimo para obtener lo suyo. La envidia nos arma en contra de nuestro prójimo.

La envidia rechaza a Dios y todo lo que tenemos, solo por el hecho de tener algo que no necesitamos, se manifiesta en forma de tristeza, porque la persona envidiosa no está en paz hasta que no obtiene de una u otra forma lo que no es suyo.

La felicidad y el amor verdadero no lo encontraremos en las cosas terrenales, sino más bien en acercar nuestra vida a Dios y poder ser dignos de su amor, para compartirlo con las personas que los necesitan.

Recuerda que la felicidad viene de Dios y no de las cosas materiales y terrenales que el mundo nos presenta, pidamos a Dios que nos ayude a centrar nuestra vida y nuestro corazón a él, para que seamos dignos de merecer su amor incondicional y podamos gozar de su presencia en el reino de los cielos.

Cunado deseamos algo solo porque alguien más lo tiene y nosotros no, estamos faltando al décimo mandamiento, ya que debemos respetar lo ajeno y evitar el deseo desenfrenado de tener los bienes de otros.

Cuando la envidia se apodera de las personas, dejan de ser felices y se centran más en lo que no tienen, incluso puede llevar al odio o a robar algo solo por envidia.

Pidamos a Dios que nos ayude a ser mejores y pidamos que llene nuestros corazones de su amor, para que no deje lugar para otros sentimiento que no nos ayudan a crecer en santidad, esto solo lo lograremos si dejamos que Dios obre en nosotros y guíe nuestra vida.

Si seguimos los diez mandamientos no solo estamos haciendo lo que Dios quiere para nosotros, sino también nos estamos ganando la oportunidad de estar con él en el reino de los cielos junto a María y todos los santos. Porque como hijos de Dios ese debe ser nuestro propósito, agradar a Dios y hacer su voluntad. Aunque muchas veces su voluntad no concuerde con la nuestra y es que creemos que esta vida es para hacer lo que nosotros queramos, y no es así en esta vida venimos a probar que merecemos la salvación y cada una de las gotas derramadas por Jesús.

Si seguimos el décimo mandamiento no solo estamos llevando a cabo la voluntad de Dios, también estamos acabando con la maldad del mundo, ya que las guerras son provocadas por la envidia entre países que no les gusta ver como otra nación prospera más que ellos y tienen más cosas que ellos, por eso comienzan las guerras por querer tener lo que no es de ellos y codiciar los bienes ajenos.

Dejemos a un lado el odio y la envidia y podremos así al fin gozar de las promesas de Dios todopoderoso, porque por su sacrificio logró el perdón de cada uno de nuestros pecados y solo con su ayuda alcanzaremos la gloria eterna, pero primero debemos superar los obstáculos que la vida trae consigo y seguir con mucho amor y respeto cada uno de los mandamientos de la ley de Dios.

Sí quieres saber más sobre los diez mandamientos de Dios, visita nuestra página principal.

No te vayas aún, ya que tenemos para tí todo lo que necesitas saber sobre los mandamientos de nuestro señor, para que sean una guía para nosotros y para nuestra vida, y seamos capaces de hacer grandes cosas con nuestra vida y alcanzar la vida eterna. No te olvides de compartir esta valiosa información con tus amigos.